jueves, junio 23, 2005

El Fin

El soldado, cansado, se levantó e inició el lento andar que lo alejaba del campo de la batalla ya terminada.

A su alrededor, los rostros...

Rostros de alivio, rostros de derrota, rostros de concentración, rostros perdidos en la nada... y alguno que otro bostezando, la verdad, echando pestes mentales.

Y es que los examenes, para quien suscribe, han terminado.

Y era maldita la hora.

3 comentarios:

  1. Felicidades por terminar con los exámenes. Yo aún estaré liado, pero pronto yo también estaré libre.

    ¡Ahora te toca empezar a disfrutar de las vacaciones! :P

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena :)
    Ahora a descansar ese cerebro antes de empezar con la racha de creatividad. O ya te veo hablando de los elefantes de Anibal en tus historias de Wolfe o escribiendo en gallego en vez de en el idioma de los hechizos de la oscuridad ^_^U

    ResponderEliminar
  3. Anónimo7:39 p. m.

    Bueno... y las meigas que? supongo que hablrán gallego, digo yo...

    Usagi

    ResponderEliminar