domingo, diciembre 30, 2007

Grábalo todo


[REC]…

La verdad es que habiendo visto la película con considerable retraso (y no por falta de ganas, es que aquí a Lugo nos ha llegado con casi un mes de tardanza respecto a la fecha de estreno) se me hace algo superfluo escribir algo en lo que dudo que pueda decir nada que no se haya dicho ya en cientos de blogs, foros o webs sobre cine en las que se haya reseñado la película de Balagueró y Plaza.

No sabría decir si [REC] es la obra maestra del género de terror que muchos nos venden, yo personalmente no me atrevería a afirmarlo. No es tan original como quieren hacer creer algunos, pues a nivel de estilo cosas así las tenemos desde la fallida El Proyecto de la Bruja de Blair hasta precedentes algo más remotos como Holocausto Caníbal y sus pretensiones de falso documental. Respecto a esto, dejar claro que [REC] nunca se ha vendido como un falso documental o ‘sucesos reales’ tal y como ha sucedido con esas dos películas… el estilo documental es algo puramente estilístico, ni más ni menos. Siguiendo con su supuesta innovación, también está claro que el tema que trata, nuestros siempre bien queridos zombis, tampoco es algo inventado ayer, y de precedentes de esto no creo que deba citar ninguno ¿verdad? (La única aportación destacable al canon zombi sería quizás el peculiar origen de la plaga)

Y a pesar de todo eso, a pesar de que [REC] no es algo tan nuevo como podríamos pensar, a pesar de que su guión (pues hay un guión, se cuenta una historia, pese a todo el tono de improvisación y a la sencillez –que no simpleza- del asunto) quizá precise de unos pocos ajustes, la película funciona.

Funciona muy bien.

Desde que la trama realmente arranca, nos encontramos con una alternancia entre un ambiente insano, una sensación constante de que sabes que algo malo va a pasar, hasta sucesiones de sustos y momentos de horror puro que convierten en una montaña rusa cardiaca a la película. Y aunque alguno de esos momentos es incluso ‘predecible’ para aquel que esté curtido en este tipo de cine, el sobresalto no puede evitarse muchas veces, en parte por la crudeza de lo que vemos, no tanto por el nivel de violencia u horror que se muestre sino por ese aspecto estilístico ya mencionado de tono documental. Realismo aplicado al género zombi. Todo ello hace que [REC] sea una propuesta de lo más valiente en el panorama del cine español y una muy buena película (aunque detractores no le falten).

Porque [REC] provoca tensión y miedo y, en sus últimos minutos, angustia. Y en una película de terror que se precie de serlo eso es, al final, lo único que debería importar realmente.

martes, diciembre 25, 2007

Felices Fiestas!


(No, este año no hay Cthulhu a la Santa Claus)

sábado, diciembre 08, 2007

Buzones

Repasando el blog de Peter Parker me encuentro con este curioso post que recopila imágenes de algunos de los más curiosos buzones de correo que he tenido el gusto de ver.

Una muestra:

viernes, diciembre 07, 2007

Meteoro

Apenas salen hace unos días las primeras imagenes, ya tenemos el primer trailer del nuevo film de los Wachowski (los creadores de Matrix, por si alguien aun no lo sabe): su adaptación de Speed Racer (más conocida como Meteoro por estos lares... ¿se mantendrá ese cambio al estrenar la película?)

¿Impresiones? Bueno, han calcado TANTO la estética del anime original (colorismo incluido) que a más de uno seguro se le atraganta. Parece un cruce entre cartoon regurgitado y el F-Zero, como ya se ha dicho por ahí.


miércoles, diciembre 05, 2007

sábado, diciembre 01, 2007

Beowulf

El acoso de Grendel a oídos llegó
del intrépido gauta, vasallo de Hýglac.
En fuerza excedía este noble varón
a todos los hombres que vivos entonces
había en el mundo.

Beowulf, de Robert Zemeckis, es más una 'reinterpretación' que una adaptación del poema épico, del que respeta la estructura de la historia pero añadiendo elementos que cambian mucho del sentido de la misma, de una forma que puede gustar más o menos a los puristas del relato pero que a mi parecer funciona perfectamente como película. Ciertamente, no sorprende, y uno puede hacerse una idea de por donde van a ir los tiros de la historia, pero es que la película en ese sentido no busca sorprender, solo contar un relato (en clave desmitificadora respecto a la fuente en que se basa, ahí se nota la presencia de Neil Gaiman al guión) y entretener. Y lo consigue, dos horas que se pasan volando, y eso siempre es bueno.

En lo técnico no mucho que decir que no se haya dicho ya. Espectacular en las secuencias de acción (sobre todo la batalla con el dragón, de vértigo), los 'interpretes virtuales' aún con sus fallos y carencia de expresividad en muchos momentos, presentan una clara mejoría respecto a sus predecesores en Polar Express. Y la BSO de Alan Silvestri, de sobresaliente, como suele ser usual en él.

¿Fallos? Los tiene. Su naturaleza de adaptación y cambios a lo que adapta pueden contar como posibles fallos para más de uno (para mi no), no deja de notarse también cierta influencia post-300 (el "¡Yo soy Beowulf!" es el "¡Esto es Esparta!" de la presente película, y se repite bastante), la historia en su sencillez puede pecar de poco trabajada sobre todo al desarrollar a sus personajes lo mínimo y necesario, y más que la violencia y la carga sexual (que seguro que a alguno también chirría), el film no deja de presentar en ocasiones un toque casi satírico de la historia que cuenta.

De todas formas la suma de los defectos de Beowulf no eclipsa las virtudes de la película como puro espectáculo. No busqueis en ella la carga y fondo de un Señor de los Anillos, ni su trascendencia. Buscad el cuento de un engreido matador de monstruos y dragones al que sus pecados acabarán pidiendo rendir cuentas. Buscad diversión sin complejos, y diversión recibireis.

sábado, noviembre 10, 2007

Ai no Senshi, Cutie Honey!

Go Nagai es una de las figuras más importantes en la historia del manga japonés, también de las más innovadoras y en su día, de lo más controvertido. Nacido en 1945, Nagai no tardó en saltar a la palestra de los mangakas publicando su primer trabajo a los 20 años. Por estos lares, los españolitos supimos de él en principio gracias a Mazinger Z y derivados, pero no tardamos en saber del resto de su obra con el paso de los años y pronto quedaron claras una serie de constantes en muchas de las series de Nagai que le valieron esa ‘controversia’ en los años 70 en Japón, convirtiendo a muchas asociaciones de padres en sus enemigos declarados. Y es que Nagai es prácticamente el primero que introdujo el sexo y la violencia de forma clara en el mundo del manga, pasando a hacer cómic para adultos en lo que era en aquel entonces una industria aún claramente ‘infantil’. Rompiendo tabús, haciendo uso de humor grueso, violencia gráfica a veces exagerada (en una de sus obras, Harenchi Gakuen, todos los personajes mueren sin excepción en el dramático acto final), contenido sexual y desnudos (ya sean simple fanservice o de contenido más oscuro, como el hecho de que la protagonista de Devil Lady desarrolle sus poderes al ser violada por demonios), etc, etc… Visto lo visto no nos tardó en quedar claro que su Mazinger Z era de lo más light de su producción (y aún así tenía a un robot que lanzaba sus pechos como misiles…)

Pero curiosamente, al margen de la legión de fans del autor, de forma general su obra más conocida y apreciada no es la del gran armatoste metálico lanzapuños, si no Cutie Honey.


Cutie Honey - 1973

Cutie Honey (o Cutey Honey) es, como ya se ha dicho, una de las creaciones más populares de Nagai. La ‘guerrera del amor’ vio la luz en 1973 en el número 41 de la revista Shonen Champion y por las fuentes que he podido encontrar, sus principales raíces se encuentran en dos tokusatsu: 7-Color Mask y Rainbowman, principalmente en el hecho de que ambos personajes cuentan con una serie de distintos ‘disfraces’ o transformaciones. Y es que ese es el principal poder de Cutie Honey: no es solo una chica capaz de transformarse en una guerrera, si no que puede ‘disfrazarse’ de lo que se le ocurra (de policía, motorista, periodista, soldado, secretaria, con armadura, de samurai, etc…). Honey es también considerada una de las primeras representantes del género de las magical girls (si bien ya había casos previos), sobre todo en ese acto de la ‘transformación’ y la doble identidad (civil y heroica) del personaje. De todas formas debemos matizar que los orígenes del poder de Honey no son externos como ocurre con muchas magical girls si no que provienen de ella misma. Y es que Honey es un ‘androide con alma’, construido a imagen de la hija muerta del Dr. Kisaragi, su ‘padre’ y creador del Dispositivo Ai (¿juego de palabras entre Artificial Intelligence y el término japonés para ‘amor’? En otras versiones es nombrado como 'Air'), aquel que permite el desarrollo emocional de la androide y además la dota con sus poderes y habilidades (recargando su energía a base de comilonas de pasteles de arroz) .

La primera transformación

Como ya hemos dicho, la serie original se inició en 1973 y constó de dos tomos en manga y veinticinco episodios en anime. Se centra principalmente entre el enfrentamiento entre Honey y la organización criminal Panther Claw, que busca hacerse con los secretos tras la creación de Honey, asesinando en el proceso a su padre y creador, lo que llevará a la chica a buscar venganza y de paso convertirse en la protectora de Cosplay City (si, bastante coña con el nombre). La organización Panther Claw, compuesta en su totalidad por mujeres dotadas de habilidades especiales y que ya apenas parecen humanas es liderada por Sister Zora y Sister Jill (o Panther Zora y Panther Jill), siendo Jill la principal archienemiga de Honey –pese a ser la segunda al mando- de la organización. En esta serie ya se define el carácter de Honey (revoltosa y traviesa, con una lengua muy afilada para tocar las narices a sus oponentes si es necesario) y hacen acto de presencia muchos personajes que serán más o menos recurrentes en posteriores encarnaciones de la franquicia: el viejo Danbei Hayami y sus nietos (o hijos según distintas fuentes) Seiji (periodista y principal interés romántico de Honey) y Junpei, y la mejor amiga de Honey, Natsuko ‘Natchan’ Aki. El anime es considerablemente más ‘ligero’ que el manga, aligerando la violencia y contenido sexual (sobre todo en lo referente a esas segundas lecturas de atracción lésbica entre Honey y muchas de sus compañeras de clase del colegio privado).
New Cutie Honey - 1994

Hubo que esperar a 1994 para volver a ver a Cutie Honey, en una serie de OVAs de ocho episodios con el originalísimo titulo de Shin Cutie Honey (New Cutie Honey) y que supone una secuela directa de la serie original, con Panther Claw derrotada pero con Cosplay City a punto de caer bajo las garras de Dolmeck, señor de la oscuridad, al que únicamente se opone el alcalde Light, aunque sin mucho éxito. Es en esa situación cuando reaparece Honey, tras pasar años ‘dormida’ en su identidad civil como Honey Kisaragi sin recordar sus poderes y trabajando como secretaria y asistente del alcalde. Los OVAs muestran ya una mayor cantidad de violencia y contenido subido de tono (las transformaciones de Honey son las más… erm… ‘vistosas’ hasta la fecha) y vuelven a hacer acto de presencia personajes como el viejo Danbei, Panther Zora (resucitada por Dolmeck), etc… Uno de los detalles de la serie es como en diseño de personajes o habilidades de algunos de ellos se llevan a cabo homenajes a otras series de Nagai: así, una de las primeras oponentes de Honey recuerda poderosamente a los personajes de Devilman, mientras que la nueva habilidad de Danbei de lanzar sus puños como misiles es una clara referencia a Mazinger Z (el que su cuerpo cibernético haya sido construido por un tal ‘profesor Kabuto’ también)
Cutie Honey F - 1997
Misty Honey

No mucho más tarde, en 1997, se estrenaría nueva serie de nuestra heroína, Cutie Honey F (la F es de ‘Flash’, en referencia al grito de transformación “Honey Flash!”). Con treinta y nueve episodios en anime y cuatro tomos recopilatorios en manga, esta serie es la más larga producida en torno al personaje y al mismo tiempo la que más se aleja del ‘canon’ habitual. Para empezar, Cutie Honey F es una serie de magical girls más ‘tradicional’, con corte shojo realizada por los mismos responsables del anime de Sailor Moon (lo que se nota en los diseños de personajes) y orientada a un publico más joven, así que ni de lejos llega a los niveles de violencia y desnudos gratuitos de las versiones previas. El cambio más radical es que en esta encarnación Honey es humana, siendo la raíz de sus poderes un cristal inventado por su padre (que en esta versión no ha sido asesinado, solo raptado por Panther Claw), y que además cuenta con una hermana, Seira Hazuki, que al ser corrompida por Panther Claw se convertirá en Misty Honey, la rival más directa de Cutie (aunque posteriormente aliada según avance la trama). En el resto del reparto encontramos a caras conocidas aunque algunos en posiciones algo distintas. Natsuko sigue siendo la mejor amiga de Honey, Seiji Hayami pasa a ser un detective privado con su padre asesinado por Panther Claw y su abuelo Danbei metido a director del colegio donde estudia la protagonista, etc… Cutie Honey F sea quizás la versión del personaje menos tenida en cuenta por los fans ‘tradicionales’, pero tuvo su pequeña dosis de éxito y en algunos países, como Alemania es casi de culto para sus seguidores.

Cutie Honey, interpretada por Eriko Sato.

Tras el parón en 1998 de Cutie Honey F debemos saltar hasta el 2004 para volver a ver a Honey, y esta vez por partida doble, en una nueva tanda de OVAs… y en carne y hueso.

Cutie Honey, la película, fue dirigida por Hideaki Anno (cabeza pensante de Gainax y responsable de series como Neon Genesis Evangelion) y protagonizada por la modelo Eriko Sato, que da el pego como Honey de manera más que convincente. Una Honey que, por cierto, debe lucir el traje más recargado de todas sus encarnaciones, casi una armadura. La película, tradicionalmente catalogada dentro del tokusatsu, toma como base argumental a la serie original y volvemos a tener pues el enfrentamiento entre Honey, la organización Panther Claw y su líder Sister Jill. Aparecen personajes de siempre como Seiji, periodista de nuevo (aunque sabiendo más de lo que debe saber y con un pasado oscuro) y Natsuko, quizá el más modificado al ser ahora toda una inspectora de policía de armas tomar. Por lo demás, la película acaba resultando más una comedia que un film de acción (aunque acción la hay de sobra) pues al trasladar el toque del anime original a carne y hueso el resultado es de lo más camp (sobre todo con esos sicarios de Sister Jill). También es considerablemente ‘suave’ en los aspectos más definitorios de la primera época del personaje con Nagai, si bien se mantiene el fanservice (destacando esa apertura de película con Honey corriendo en ropa interior envuelta en bolsas de basura por la calle mientras come para recargar energía y poder transformarse).

Re: Cutie Honey - 2004

Paralelamente al film aparecería esa serie de tres OVA mencionada antes, Re: Cutie Honey, también realizada por Gainax y en la que básicamente se nos cuenta exactamente la misma historia que en la película y con las mismas versiones de los personajes, si bien con diferencias que la acercan más al espíritu de la serie original. Así, en este anime la violencia aparece algo más marcada que en la película, abunda de nuevo el fanservice desatado en lo referente a la perdida de ropa por parte de Honey, o esa parte final con la máquina de Panther Claw que se alimenta de la energía de mujeres (y que parece someterlas a orgasmos para extraerla), o el recuperar la posible segunda lectura de romance lésbico entre Honey y Natsuko, que en este anime aparece más marcado que en ninguna otra versión previa del personaje (a lo que ayuda que Seiji nunca ocupe el puesto de interés romántico de la androide que tenía en otras versiones). La animación también supone un homenaje estilístico a la original, claro que contando con los avances de hoy en día. El hecho de contar la misma historia que la película pero tomándose su tiempo a través de tres largos capítulos y desarrollando más a los personajes hace que el resultado final de Re: Cutie Honey sea, al menos en mi opinión, superior al de su versión de carne y hueso.
El mejor escudo antimisiles del mundo

Y una vez más volvimos a tener a Honey en reserva… hasta este año de 2007. Este pasado Octubre se estrenaría en Japón Cutie Honey: The Live, serie televisiva del personaje con actores, recayendo el papel de Honey en la también modelo Mikie Hara que resulta ser una Honey de lo más acertada (y no lo digo solo por las curvas, malpensados, la chica en principio parece haber captado al personaje y se desenvuelve bien en las coreografías de las escenas de acción). Por lo poco que he visto está claro que el protagonismo adicional aparte de en Honey recae en la que parece ser la versión más patosa/cómica hasta la fecha de Seiji, si bien también tendremos apariciones de Natsuko y ciertas imágenes nos muestran a quien parece ser Misty Honey y a una tercera ‘Honey’ aún por conocer.
Cutie Honey (Mikie Hara) y compañía en Cutie Honey The Live - 2007

No puedo augurar que éxito tendrá la serie (¡espero que el suficiente!) pero está claro que esto tampoco será el final para el personaje, desde luego. Una vez rematada esta serie no nos debería extrañar una nueva intentona cinematográfica, o una nueva versión en anime y manga, puede que incluso un intento de recuperación de elementos de las versiones ya realizadas, etc… a Cutie Honey aún le queda cuerda para rato.

P.D. ACTUALIZADO: Finalmente no es Misty Honey (Seira Hazuki) quien aparece en Cutie Honey The Live, si no un nuevo personaje de nombre Miki Saotome, o Sister Miki (nombre que podría establecer cierta relación con Panther Claw, al menos así aparece en los creditos del fansub donde sigo la serie). Pese a ello sigo creyendo que la inspiración en Misty Honey es bastante obvia.

lunes, noviembre 05, 2007

domingo, noviembre 04, 2007

Para un día de estos...

En preparación futuro post sobre Cutie Honey y todas las series derivadas del personaje de Go Nagai.

(Que desde lo de Bleach hacía siglos que no se sacaba nada de manganime por estos lares, mosquis.)

jueves, noviembre 01, 2007

¡Crom!


Primer teaser poster del nuevo film de Conan que preparan los de Millenium Films, prometiendo mayor fidelidad a la obra de Robert E. Howard.

No hay director.

Ni actor.

Ni guión.

Pero ¡eh! Ya tenemos poster.

Algo es algo.


Noticia via ComingSoon.net

martes, octubre 23, 2007

Yippee-Ki-Yay, motherfucker


"Do you know what you get for being a hero? Nothing! You get shot at. Pat on the back, blah blah blah. That a boy! You get divorced... Your wife can't remember your last name, kids don't want to talk to you... You get to eat a lot of meals by yourself. Trust me kid, nobody wants to be that guy. [I do this] because there is nobody else to do it right now. Believe me if there was somebody else to do it, I would let them do it. There's not, so [I'm] doing it. That's what makes you that guy."

John McClane y el heroísmo en Live Free or Die Hard.

Todo comenzó con Joe Leland. Personaje literario creado por Roderick Thorp, figura protagonista de las novelas The Detective (1966) y Nothing Last Forever (1979). The Detective fue adaptada a la gran pantalla en 1968, con Frank Sinatra interpretando al protagonista y bajo dirección de Gordon Douglas. Nothing Last Forever por su parte vería también una adaptación a la gran pantalla años después, en 1988, si bien nunca fue concebida para ser una secuela del film de Douglas, cambiándose detalles de la trama (eso si, respetando la idea inicial y parte de su estructura argumental), entre los que destacaría el mismo protagonista. De un detective privado pasamos a un policía neoyorquino de origen irlandés. Su nombre (pues ya no se trataba de Joe Leland) era John McClane, y de esa forma nació el mejor antihéroe de la historia del cine de acción de las dos últimas dos décadas (con permiso, quizá, de Martin Riggs).
La Jungla de Cristal (Die Hard, 1988), de John McTiernan, es una de esas películas en las que, ya sea por acumulación de talento, casualidad, esfuerzo o porque suena la flauta, todo funciona al milímetro. Dentro del habitualmente devaluado género del cine de acción (devaluado por la saturación de subproductos que desgraciadamente lo inundan, como sucede también con el terror) la película McTiernan se erige como un producto sobresaliente, ya no solo por lo cuidado de la trama (que debe mucho a la novela que adapta: muchas de las argucias de McClane son idénticas a las usadas por Leland en el libro), el ritmo y tensión constantes gracias al buen hacer de su director o por contar con un antagonista de impresión (Hans Gruber, encarnado por un inmenso Alan Rickman), sino por la innovación que supuso su protagonista respecto al héroe de acción prototípico de los ochenta. Generalizando, ese tipo de héroe era una representación idealizada del ‘tío duro’: no les tosía ni Dios y ellos solos se bastaban para cargarse un ejercito sin despeinarse (y si no se lo creen, revisen el último acto de Commando), eran los Schwarzenegger y Stallone de turno (y en menor medida los Chuck Norris), invencibles e imparables y que prácticamente nunca sufrían un rasguño, casi sobrehumanos (vale, si, también recibían, pero solo ante el villano de turno, al resto de fulanos que se les cruzaban se los comían con patatas).

Y entonces llegó John McClane (en la carne de un siempre genial Bruce Willis) y nos encontramos con un tipo que no es un héroe, sino un pobre diablo en el sitio equivocado y en el peor momento posible. No quiere ser un héroe, maldita la gracia que le hace. Pero… ¡eh!, si tu eres el único que está para limpiar la basura te toca pringar, y eso es algo que McClane sabe (o acabará sabiendo) a base de bien. Policía neoyorquino, separado (que no divorciado) de su esposa Holly McClane (o Gennero), McClane no es una mole de músculos invencible, y desde luego sufre más que rasguños. Golpes, magulladuras, quemaduras, disparos, cristales clavados en las plantas de los pies, y una perdida considerable de sangre… esas y otras lindezas son las que sufre el pobre de John en la primera Jungla de Cristal mientras se dedica a ir cepillándose a terroristas uno a uno y soltar chascarrillos constantemente, tomándose la fatalidad a risa. Curiosamente al final uno casi podría pensar que McClane es aún más sobrehumano que los otros héroes de acción habituales. Aquellos no sufrían grandes daños, cierto, pero McClane, aún acabando como un guiñapo de carne apaleada, tenía el suficiente aguante para llegar al final de todo el embrollo y aún poder soltar unas risas antes de cargarse a Hans Gruber y sus últimos sicarios y rescatar a su señora.
La Jungla de Cristal fue un éxito de taquilla y generalmente bien considerada por la crítica (algo que ha sido progresivo con el paso del tiempo, siendo generalmente mejor valorada ahora que entonces), y como es habitual en el mundo de Hollywood, las secuelas no tardarían en llegar. Dos años después, en 1990, volveríamos a encontrarnos con nuestro (anti)héroe, esta vez en un aeropuerto esperando el regreso de Holly y con los problemas de nuevo saliéndole al paso. Al igual que la primera película, La Jungla 2: Alerta Roja (Die Hard 2: Die Harder, 1990) cuenta con una base literaria, la novela 58 Minutes de Walter Pager, pero lo que es un guión sólido se convierte en un cúmulo de altibajos de ritmo debido a la dirección de Renny Harlin. Al margen de eso, el film es uno de los mejores ejemplos de una película que sigue el ‘Manual de la Buena Secuela Cinematográfica’: más de lo mismo. McClane en solitario, sin la colaboración inicial de las autoridades pertinentes, enfrentado a una fuerza terrorista superior, en recinto cerrado (si bien el que parte de acción se desarrolle en las zonas exteriores del aeropuerto reduce la carga de claustrofobia), y para rematar los paralelismos, en época navideña, como la primera película. Aún repitiendo la fórmula y siendo un espectáculo más que pasable, el film palidece en comparación con su predecesora. Las carencias de ritmo (alternándose momentos de acción con otros en los que se le dan vueltas a las cosas como intentando alargar la trama sin saber muy bien por donde tirar), la sensación de ser algo ya visto, la carencia de un villano de la misma entidad que el de la primera entrega, etc… todo ello fueron factores que han llevado a que entre gran parte del público (que no necesariamente de los críticos) esta segunda Jungla sea considerada la entrega más floja de la saga.
Pero la más floja o no, dio dinero, el personaje de McClane gustaba y conservaba intacto todo su carisma y entre eso y que John McTiernan decidió volver al redil y se consiguió un guión solvente, no tardó en aparecer (cinco años) una tercera entrega. Jungla de Cristal: La Venganza (Die Hard with a Vengeance, 1995) recuperó al director del film original y llevó la posición de antihéroe de John McClane al extremo. Si con el final de la primera película y toda la segunda parecía que nuestro personaje tenía asegurada cierta estabilidad personal, esta tercera entrega lo tira todo por tierra nada más empezar. McClane funciona como personaje si las cosas están realmente jodidas, y lo están en esta tercera entrega, separado de nuevo de su esposa, viviendo solo y retirado y según dice un personaje a solo dos pasos de ser un alcohólico completo (un solo paso, según el mismo John). Como si su vida no estuviese ya bastante complicada hace acto de presencia el villano de este tercer acto, un villano que no solo comparte con el de la primera película el ser en el fondo un ladrón de altos vuelos, si no además lazos sanguíneos: Simon Gruber (Jeremy Irons), hermano de Hans Gruber, y que además de querer sacarse un buen pellizco económico no puede evitar que le parezca atrayente la idea de juguetear y torturar un poco al hombre que mató a su hermano. También es destacable en La Venganza la presencia del sidekick que le cae en gracia a John McClane: Zeus Carver, interpretado por Samuel L. Jackson, y cuyo protagonismo eleva a la tercera entrega de La Jungla a la categoría de buddy movie, una base argumental que bien usada puede dar (y da, como es el caso) mucho juego. Y es que guste más o menos, sea mejor o peor considerada por público y crítica (los fans la consideran buena película, los críticos ya no tanto, aunque hay divisiones considerables en ambos grupos), casi todo el mundo coincide en que uno de los puntos fuertes de la tercera entrega tiene como base la química entre los dos protagonistas y los diálogos que se dan entre ellos. El problema de Jungla de Cristal: La Venganza es seguramente, su cierre. El film presenta mayor cohesión que la segunda entrega (vamos, que aburrir uno no se aburre), pero el final peca quizá de abrupto, poco explicado y ligeramente anticlimático (todo lo opuesto al glorioso cara a cara final de la primera entrega), algo en parte debido a que el final visto en cines no fue el inicialmente concebido, produciéndose cambios de última hora (Como curiosidad, podeis ver aquí el final alternativo)
Pasaron los años, muchos, y por fin a estas alturas en pleno 2007 nos hemos vuelto a encontrar con John McClane. El mismo Willis ha comentado en más de una ocasión que en todo este tiempo una de las preguntas que más le era repetida, tanto por prensa como por fans, era “¿Para cuando una cuarta Jungla de Cristal?”. La nueva entrega (dirigida por Len Wiseman, responsable de Underworld) se presenta afín con los tiempos que corren en el cine de acción: espectacularidad extrema pero manteniéndose un tono considerablemente más light que en sus precedentes, con una considerable reducción de hemoglobina y tacos (no tanto en nuestro doblaje español, bastante más mal sonante que el original, y si no, atentos a la frase del todoterreno metido por el culo). Y aún pese a todo eso, sigue siendo una Jungla de Cristal. La acción se fundamenta más en la clásica pirotecnia y en el trabajo de especialistas antes que en el uso de CGI, la BSO de Marco Beltrami mantiene acordes del score original de Michael Kamen, etc… Sobre el guión (que esta vez tiene como base un artículo periodístico, cágate lorito) podemos decir ciertamente que es sencillo en su estructura y desde luego precisa en ciertos momentos que nos dejemos llevar sin muchas pretensiones (suspensión de incredulidad a saco en momentos como los del avioncito, señores…), presentándonos a un John McClane que sigue en su tónica habitual de estar pasado de vueltas y andar abroncado con la familia (concretamente con su hija Lucy, ya crecida y que no se habla con su padre… aunque tiene el mismo carácter y mala uva que él, o quizás precisamente por eso) que verá como un trabajo ‘rutinario’ (escoltar a un joven hacker a Washington) acaba derivando en su nuevo quebradero de cabeza de turno, volviendo a verse metido en su ya clásica costumbre de ir cargándose a los secuaces del malo uno por uno (cosa que el mismo McClane reseña al dirigirse al villano con esa frase de “A ti ya deben estar acabándosete los malos”) hasta llegar de nuevo a un cara a cara que cierre el telón, un climax final casi a la altura del de la primera película (pese a que el villano interpretado por Timothy Olyphant sea seguramente el más descafeinado de toda la tetralogia). En resumidas cuentas, La Jungla 4.0 (Live Free or Die Hard, 2007) cumple en su labor de traer de vuelta al personaje de McClane, y si es la última entrega, como seguramente sea (salvo sorpresas de última hora), la despedida del viejo policía neoyorquino metido a luchador antiterrorista de altos vueltos por las malas habrá sido más que digna.

Como anexo a este repaso de las andanzas en pantalla grande (y pequeña) del bueno de
John me veo inclinado a hacer énfasis en la naturaleza de Jungla de Cristal ya no solo como saga cinematográfica sino como franquicia hecha y derecha, principalmente habiendo encontrado otra buena fuente de ingresos en el campo de los videojuegos, donde encontramos alguna que otra curiosidad. Merchandising de la saga hay más, ya sean los discos de las correspondientes BSOs, camisetas, figuras colecciónales, etc… pero son los videojuegos el derivado más visible.











En 1990, dos años después del estreno de la primera película y coincidiendo con el estreno de la segunda veríamos la adaptación al videojuego en Commodore 64 del primer film (en 1991 saltaría a la NES), controlando el jugador a un John McClane que recorre los 35 pisos/niveles del Nakatomi Plaza limpiándolos de terroristas, empezando solo con sus puños para poco a poco ir haciendose con todo un arsenal. En 1996 veríamos Die Hard Arcade para la Sega Saturn… pero la verdad, salvo el título y el parecido del protagonista, poca o ninguna relación tiene este juego con la saga que nos ocupa. Die Hard Arcade es el titulo dado en América y Europa al juego japonés Dynamite Cop. El uso del titulo supuso pago de royalties a la Fox, obviamente.

Por suerte fue también en ese mismo año 1996 cuando los usuarios de PlayStation, Saturn y PC pudieron disfrutar de toda una adaptación de la, por entonces, trilogía al mundo del videojuego. Die Hard Trilogy es básicamente tres juegos en uno, cada uno de ellos adaptando una de las tres primeras películas y variando la mecánica de uno a otro. Así, la parte correspondiente a la primera película es un shooter en tercera persona, la de la segunda un rail shooter de corte arcade y la tercera, un juego de conducción, teniendo que ir en taxi de un punto a otro de NY desactivando bombas. El 2000 vería para PlayStation una secuela, Die Hard Trilogy 2: Viva las Vegas, que mantendría esa mecánica de ‘tres en uno’ desarrollando una trama a modo de spin off y poco ligada a la continuidad de las películas.
Cerrando ya este apartado y llegando al final del post, me quedaría hablar del regularcillo aunque salvable Die Hard: Nakatomi Plaza (2002) para PC, nueva adaptación videojueguil de la primera película (y ampliando la trama). De tono y resultados similares y del mismo año encontraríamos el Die Hard: Vendetta para GameCube, juego especialmente relevante en relación a la cuarta película pues su trama es en cierto modo una continuación de los tres films previos, incluyéndose también al personaje de Lucy McClane con un rol significativo… con la diferencia de que en este juego Lucy ha seguido los pasos profesionales de papi lo que ha quedado invalidado con el estreno de La Jungla 4.0, dando pie a que la trama de Die Hard: Vendetta ya no forme parte del canon narrativo de la saga/franquicia.

En resumen, llevamos veinte años con
John McClane. De forma discontinua, pero 20 años al fin y al cabo: Una gran película y tres dispares secuelas para un gran personaje que ya sea en un medio u otro seguro que aún tiene guerra que dar.

Claro que conociendo a Hollywood el día menos pensado nos salen con un remake y la cagamos. Y todos sabemos que diría el viejo
John ante la perspectiva de ser remakeado.

Yippee-Ki-Yay, motherfucker.

martes, septiembre 18, 2007

~Coming Soon~


Remember when we first met John McClane?
Argyle picked him up from the plane,
And took him down to Nakatomi Tower...
To meet with Holly.

(Guyz Nite, Die Hard)


En vez de liarme a comentar la cuarta y última entrega como hace todo el mundo, servidor se dispone a preparar un post de repaso a la tetralogía de La Jungla de Cristal.

Ea.

sábado, septiembre 15, 2007

Indiana Jones &...


No sé vosotros, pero a mi me encanta el titulillo de marras.

(Aunque en su traducción castellana va a ser larguillo el condenado)

miércoles, agosto 15, 2007

miércoles, agosto 01, 2007

D'oh! (breve comentario de Los Simpson: La Película)


Comentar no puedo comentar mucho. Habiendo visto la película una sola vez -en espera de un segundo visionado- me doy cuenta de que me resulta imposible ser imparcial para listar defectos y virtudes de la misma en plan extenso y detallado. Solo puedo decir que me ha encantado, que es digna (digan lo que digan muchos fandamentalistas por ahí sueltos) y que si bien no alcanza el nivel de la época dorada de la serie, si es bastante superior a lo visto en las últimas temporadas.

Y que demonios, un film que empieza llamando estúpidos a los espectadores por pagar para ver algo que podrían ver gratis en TV tiene que ser bueno a la fuerza.

Y el Spider-Cerdo mola. Alabado sea el niño José.

martes, julio 03, 2007

Una de tests


You are The Hierophant


Divine Wisdom. Manifestation. Explanation. Teaching.


All things relating to education, patience, help from superiors.The Hierophant is often considered to be a Guardian Angel.


The Hierophant's purpose is to bring the spiritual down to Earth. Where the High Priestess between her two pillars deals with realms beyond this Earth, the Hierophant (or High Priest) deals with worldly problems. He is well suited to do this because he strives to create harmony and peace in the midst of a crisis. The Hierophant's only problem is that he can be stubborn and hidebound. At his best, he is wise and soothing, at his worst, he is an unbending traditionalist.


What Tarot Card are You?
Take the Test to Find Out.

lunes, julio 02, 2007

1095 días


El presente 2 de Julio, se cumplen tres años de la existencia de Calamares Verdes Fritos.

Gracias a todos los que se pasan por aquí :)

jueves, junio 28, 2007

More than Meets the... uh?

Trasnochando y desvelado me pongo a revisar blogs.

Y me encuentro en el de Newsarama con que aprovechando el estreno de la película también podremos ver una nueva serie de Transformers en Cartoon Network.

Y digo yo, eso está bien, eso es bueno, eso es...

...



...




...

Ay, Dios.

Los fandamentalistas van a soltar espumarajos.

viernes, junio 22, 2007

El Hombre del Sombrero


Gracias a la gente de Zona Negativa podemos echar ya un vistazo a la primera foto del rodaje de la nueva entrega de Indiana Jones. La foto parece ser que la ha sacado y difundido el mismo Spielberg, asi que aquí teneis de nuevo al Hombre del Sombrero.

martes, junio 19, 2007

Ocho cosas sobre mi

"Ocho cosas sobre mi"

Se trata de compartir con la blogosfera 8 cositas sobre mi y luego invitar a 8 amig@s a hacer lo mismo.

Las REGLAS son las siguientes:

  1. Cada jugador comienza con 8 cosas sobre sí mísmo
  2. Las que han sido seleccionadas tienen que escribir en su blog sus 8 cosas sobre ellas y escribir las reglas.
  3. Al final de tu escrito tienes que seleccionar a otras 8 personas y escribir sus nombres/blog.
  4. No te olvides de dejarles un comentario - que han sido seleccionad@s para este juego - y leer tu blog.



8 COSAS SOBRE MI:

1- Soy friki. Haaaala, menudo secreto dirán algunos… pero ¡eh! Tengo que decir ocho cosas sobre mi, aunque sean obviedades, ¿o no?

2- Soy vaaaaago. Pero vago, vago, vago. Vaguísimo, oiga (jodido lo tendría de cruzarme con el asesino de Seven…)

3- Me gusta el cine, en general, he visto películas de todo tipo. En lo particular obviamente tiro hacia el cine espectáculo come-palomitas, la ci-fi, cine de aventuras, terror (con o sin gore) y si encuentro alguna que otra rareza a priori inclasificable mejor que mejor (Bubba Ho-Tep, Holocausto Samurai... que obras maestras)

4- Y si me gusta el cine, me gustan aún más los cómics. Y una vez más, prácticamente de todo (aunque por razones económicas estoy más en el nicho de lecturas superheroicas y manga japonés…)

5- Y ya puestos en general me gusta LEER. Que sonará una tontería, pero cuando le cuento a algunas personas que me gusta leer en vez de salir por ahí no sería la primera vez que me miran cual bichejo extraño de las Dimensiones Mazmorra.

6- Noe dijo que tenía la manía de sentarse en la primera fila de la clase. Yo cuanto más atrás mejor. La capacidad de obrar el mal es inversamente proporcional a la proximidad de la figura de autoridad.

7- Soul Calibur (Mitsurugi + el menda al mando) = La puta ostia.

8- Adoro sobremanera todo aquello que contenga chocolate (así estoy, con algún kilillo de más…)


Nomino a...

Bueno, la verdad es que muchos de los que tenía pensado nominar ya están pillados y entre eso y que me gusta saltarme las reglas de cuando en cuando dejo esto libre… aquel que lea el post y sienta que quiere tomar el relevo puede hacerlo libremente. Eso si, que avise :P

miércoles, junio 13, 2007

...


Wiiiiiiiiiiiiiiiii!

(Sorpresa inesperada esperándome hoy en casa tras volver de un examen)

lunes, junio 11, 2007

... and the countdown begins.



Agh.

(Y si, es la misma imagen que usé el año pasado)

domingo, junio 10, 2007

Mmm, sangría...



Nada, nada, otra futura cita comiquera al cine a la que no pienso faltar. Y aquí, el trailer en Youtube:

viernes, mayo 04, 2007

Spider-Man 3

Spider-Man 3 es un espectáculo tan digno como sus predecesoras aunque ni siquiera ella se libra del Síndrome de las Terceras Partes aún saliendo mucho mejor parada que otros casos. Vamos, que no es la mejor de las tres pero aguanta el tipo y mantiene el nivel en los aspectos más básicos, así que por fin estamos ante una tercera parte de una trilogía superheroica que se sostiene a flote y no cae a los abismos.

Por partes… Sam Raimi se las arregla para componer una montaña rusa de espectacularidad que mantiene el tono y las raíces de los anteriores films siendo una evolución de aquellos, pero que no consigue conservar toda la cohesión narrativa de la que hacían gala Spider-Man y sobre todo Spider-Man 2. Y es que en esta tercera película se intenta contar mucho en muy poco tiempo… y para que dos horas y media de película se haga poco tiempo…
Sobre los personajes de Peter y MJ no hay mucho más que decir, pese a momentos puntuales (como ese Peter recién caído en el ‘lado oscuro’ por influencia del traje alienígena, que se reconvierte en un pseudo-Tony Manero) que descolocan algo. Lo mismo podemos decir de cierto baile y algún que otro diálogo ocasional, pero nada demasiado grave… vamos, que pese a ciertos detallitos la peli no cae en las garras del camp, como le pasó al Batman de Schumacher. Sobre el traje alienígena, su llegada a la Tierra es de un casual y murphyano que asusta: cae en un mini-asteroide justo cerquita de donde andaban Peter y MJ, que pasaban por allí. Muchos se quejan de esto, considerándolo una salida de poco menos que serie B, pero servidor cree que es la muestra en pantalla de la ‘Vieja Suerte Parker’ de los comics, ese principio no escrito en el que a Spider-Man toda cabronada que le pueda ocurrir le ocurrirá (el mejor ejemplo lo vimos en la primera película, gente… ¿cuantos archienemigos tuyos acaban siendo el padre de tu mejor amigo? Cosas de este estilo en los comics del lanzarredes las hay a puñados)
Veneno y Gwen Stacy por su parte están genialmente representados en pantalla pero salen muuuy poco, no dejan de ser meros esbozos de los personajes que uno conoce como lector, aunque la historia y caracterización de Brock es fielísima en sus puntos base a lo visto en viñetas. Gwen por su parte no tiene más papel que dar paso a un hipotético triangulo amoroso con Peter y MJ que no va más allá de eso, de la hipótesis… la presencia de la chica es más un guiño/regalo a los fans que otra cosa (y mas sangrante lo de su padre… el sustituir al Capitán Stacy por cualquier otro capitán de policía no afectaría en nada a la historia)
Una de las verdaderas estrellas de la función es Harry Osborn como el nuevo Duende (aunque casi parece más Corredor Cohete con ese modelito que gasta, como han apuntado en más de un sitio), cuya trama de fondo, que hemos visto avanzar desde el final de la primera entrega es de lo mejor de la peli. Su actuación en el último acto, no solo no es un homenaje a los Marvel Team-Up, sino que además sirve para demostrar que pese a sus errores y pecados, Harry nunca ha sido ni será como su padre, gracias a Dios.
La otra ‘estrella’ en cuestión es el Hombre de Arena, en toda una muestra de Raimi de que a él le encantan los villanos clásicos del trepamuros, no solo en parte por como se recrea en su condición inherentemente monstruosa sino en como los dota de una historia y justificaciones de fondo que los hacen muy humanos pese a su naturaleza. Al igual que ocurría con Octopus en Spider-Man 2, el Hombre de Arena es en cierto sentido un personaje de naturaleza trágica, un hombre que más que malvado se ve abocado a saltar de un error a otro empeorando las cosas sin pretender causar verdadero daño.
¿Balance final? Spider-Man 3 es una película divertidísima que se pasa en un suspiro (cosa que habla muy bien de la capacidad como director de Raimi) y que pone un buen punto y final a la saga, pero que no posee la misma fuerza que Spider-Man 2 y ni el carisma y simpatía del primer Spider-Man. Aquel que acuda a la película esperando un film que supere el listón de la segunda parte saldrá decepcionado, sin duda. Aquel que solo quiera ver a su amistoso amigo y vecino Spider-Man en una de esas aventuras en las que le pasa de todo, saldrá sonriendo de oreja a oreja.

Eso si, a una cuarta parte la tendría miedito...