viernes, octubre 22, 2004

Carnaza de bajo presupuesto


¿Por qué me gusta el cine? ¿Por qué me gusta hablar del tema? Supongo que mi primo tenía razón al decir que soy un cinéfilo, algo de lo que yo no estaba muy seguro hasta que hace un tiempo (bastante tiempo) constaté que no es necesario ser un experto en la materia para apreciar el cine. O al menos no es necesario ser un experto en todos los aspectos y múltiples rostros del séptimo arte (y también "primer mercado", algo de lo que más de uno se olvida), podría decirse que hay toda clase de cinéfilos por ahí sueltos, de muy diversa índole y naturaleza. Yo soy de gustos eclécticos, nunca tuve muy claro donde encajaría una persona que lo mismo disfruta echándole un vistazo a Rashomon que partiéndose la caja con la comedia escatológica de turno. Pero hoy he visto la luz, a través de las palabras de un compañero de clase seguidor incansable de las producciones europeas y que desdeña el cine norteamericano posterior a 1990: "Eres carne de serie B"

Ahora sé que mis defensas de las virtudes de filmes como Underworld o Van Helsing (series B que parecen series A, algo que en realidad es aplicable a muchos de los blockbusters que nos inundan cada verano) no se deben a un complejo de preferencia por las causas perdidas.

Ahora sé porqué el género fantástico me absorbe más que cualquier otro, sé porqué películas como Hellboy me parecen pequeñas joyas mientras que posibles filmes consagrados se me antojan coñazos insufribles (ojo, no todos, que servidor ha disfrutado con un buen número de obras maestras, aunque Novecento nunca me la he podido tragar entera).

Ahora sé porqué siempre que entro en un videoclub me quedo mirando fascinado las carátulas de todas esas películas cutres rodadas con cuatro duros y actores que actúan con el culo preguntándome si en alguna de ellas podría encontrarse, sorpresa entre sorpresas, una obra digna de ser recordada en un futuro como en su día lo fueron Posesión Infernal y otras.

Me gustan muchos y muy diversos géneros, he visto toda clase de películas, he disfrutado con propuestas cinematográficas muy variadas. Pero soy carne de serie B. Yo ya no tengo cura, pero quizá vosotros podáis salvaros aún.
Es hora de revisionar Matinee.

2 comentarios:

  1. Anónimo4:28 p. m.

    El caso, como en muchas otras adicciones más peligrosas, es que queramos salvarnos. ¿O también va a existir aquí eso de la salvación voluntaria casi a la fuerza?

    Logan-X, "The Killer", out

    ResponderEliminar
  2. Anónimo6:38 p. m.

    Pues yo tambien soy carne de serie B. y bien orgullos que estoy. Antes revisiono la primera pelicula d elos power rangers que no 2001. Y dicho sea d epaso.. casablanca es un puñetero plomo. Eso si, el final es magistral. pero es lo unico bueno. A mi entender, claro.

    Usagi

    ResponderEliminar