domingo, septiembre 26, 2004

Hyperion

Acabo de finalizar la lectura de Hyperion, de Dan Simmons y ahora mismo ando como loco rezando para algún día poder hacerme con La Caída de Hyperion.

Había leído muchas opiniones previas sobre la novela, la mayoría de las cuales la ensalzaban y describían como la obra cumbre de la literatura de ciencia-ficción de los últimos quince años, situándola por encima de clásicos consagrados como Dune (Frank Herbert), Fundación (Asimov), Las estrellas de mi destino (Alfred Bester), etc... Tras la lectura puedo confirmar que muchos de esos comentarios no se quedaban cortos y que es una obra "grande" que va más allá de la space opera. Y es que a veces no importa lo que se cuenta, sino como se cuenta.

En Dune, una historia épica era la clave para un análisis de un ecosistema y una reflexión sobre el mesianismo y el poder. En la Fundación de Asimov nos encontramos con un trasfondo que es poco más que un estudio de las sociedades humanas y su evolución histórica, etc... ¿Y en Hyperion? En Hyperion nos encontramos (¡sorpresa!) con un homenaje a un poeta. A John Keats en concreto, autor en su día de un poema inacabado, de nombre Hyperion (1818), revisado en 1819 con el título de La Caída de Hyperion (que Simmons tomaría para la continuación del libro que nos ocupa). El homenaje a Keats no se encuentra solo en el título (y nombre del planeta en torno al cual gira la historia), sino en cierto trasfondo de la novela, en un personaje y seguramente en cientos de detalles que a mi se me han escapado. Pero no solo es un homenaje a Keats... es prácticamente un homenaje a toda la literatura. Desde la estructura de la obra, que recuerda a los Cuentos de Canterbury, hasta alusiones a Shakespeare, referencias al Beowulf (y sobre todo, a su Grendel, representado en cierto modo en la novela por el temible Alcaudón), a las novelas de Marlowe, etc... Un buen conocedor de la literatura clásica y de la literatura de ci-fi moderna podría pasarse toda la novela descubriendo las alusiones a otras obras.

En Hyperion nos encontramos con una trama interesante en la que un grupo de personajes lleva a cabo la última peregrinación a las Tumbas del Tiempo, enigmático lugar situado en el planeta Hyperion y en el que merodea el Alcaudón, una extraña criatura que parece estar más allá de la comprensión humana y que es venerada por los miembros de la Iglesia de la Expiación Final como Señor del Dolor. Ninguno de los peregrinos es miembro de esa Iglesia y sus motivos para viajar a Hyperion se convertirán en el centro de la novela cuando cada uno de ellos comience a contar a los otros su propia historia personal. Así podríamos decir que la obra se divide en seis relatos largos enlazados por la trama general de la peregrinación a Hyperion, relatos marcados por puntos comunes como Hyperion, el Alcaudón, etc... Así de esta forma, también nos encontramos con que cada relato sirve a Simmons como guía de estilo, permitiéndole desarrollar distintas técnicas de uno a otro y profundizar en las referencias literarias de la novela. Así, el relato del cónsul es un marcado homenaje argumental al Romeo y Julieta shakesperiano, la historia de Brawne Lamia es todo un ejemplo de cyberpunk en la que se marca un homenaje al género negro más clásico, etc...

En definitiva, Hyperion es una de las cumbres de la ciencia-ficción, eso no puede negarse guste o no guste la novela o el estilo de Simmons (aunque en esta obra su propio estilo se ve reducido en la mezcolanza de géneros referencial). Ahora solo me queda hacerme con La Caída de Hyperion para saber como acaba todo esto... y luego ya caerán, si el Alcaudón quiere, Endymion y El Ascenso de Endymion.

3 comentarios:

  1. Wow, un libro sin duda interesante, y muy friki :P

    ResponderEliminar
  2. Anónimo12:23 p. m.

    La Caída la han reeditado hace nada, está por todas partes en bosillo.

    Endymion no lo se, yo me los leí hace un par de semanas y aunque son diferentes, me gustaron también mucho.

    Angua

    ResponderEliminar
  3. Todas las novelas son estupendas, incluso hay una quinta llamada los Hijos de la Hélice, algo a lo que se hace referencia en el 4º libro, El ascenso de Endymion.
    Aún no me la he leído, pero ahí la tengo (en e-book porque no la encontré en papel).
    Hasta ahora Dan Simmons no me ha defraudado.

    ResponderEliminar